Ser profesor implica servir: Mario Helguera

Mario Helguera Bolio, medalla al Mérito Artístico en 1997 por su invaluable promoción del buen cine en Yucatán, agradeció el reconocimiento brindado por la Maestra Marisol Tello Rodríguez, Directora de la Escuela de Comunicación, con motivo de sus 20 años como profesor en nuestra Alma Máter.

En entrevista, realizada en días pasados, Helguera Bolio declaró: “Me sentí muy conmovido al recibir la placa por los 20 años de antigüedad de manos de la maestra Marisol Tello y de la maestra Silvia Zapata, sobre todo por el significado de sus palabras, ya que provienen de una verdadera amistad”.

Egresado del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), tras concluir sus estudios, Mario no se dedicó al cine, sino a la capacitación de campesinos a través del Programa Nacional del Agua de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Cultura (FAO por sus siglas en inglés).

Después de esta experiencia, el profesor yucateco regresó a su verdadera pasión en la vida e ingresó a la producción de dos filmes nacionales.

Posteriormente, trabajó en TV UNAM, en donde permaneció por varios años en diferentes emisiones.

Luego de volver a Yucatán, Helguera Bolio ingresó a XHST-TV Canal 13, donde realizó labores de postproducción.

A su vez, colaboró como Coordinador de Comunicación Social para la Dirección de Desarrollo Artesanal del Gobierno del Estado.

Desde hace 20 años, Mario ha gestionado la creación de numerosos espacios alternativos para la difusión del buen cine en sitios como la Casa de la Cultura del Mayab, el Centro Cultural la Ibérica, el Centro Cultural José Martí, la videosala del Centro Cultural Olimpo y el cineforo en el CICY.

En 1995 ingresó a la entonces Universidad del Mayab para impartir las asignaturas de Lenguaje Cinematográfico, Apreciación Cinematográfica y Televisiva, así como Cine Mexicano, materias que le permitieron ganarse al respeto y cariño de la comunidad universitaria.

“Como profesor en la Anáhuac Mayab, he de mencionar que, sin duda, he aprendido mucho, sobre todo la importancia que tiene el valor humano, el cual debe de estar inmerso en la educación: ésa es la misión más importante de nuestra Universidad, expresó.

Por lo anterior, exhortó a seguir fomentando la importancia de los valores humanos en nuestra Casa de Estudios, ya que, de no hacerse esto, la labor del docente se vuelve incompleta.

“Espero tener la suerte de recibir la placa por 30 años de servicio, tal vez ya dándoles clase a los hijos de la primeras generaciones de alumnos a quienes les di clase”, comentó.

Además, agregó que impartir clases a las nuevas generaciones le ha permitido mantener el pensamiento joven y actualizado.

“Me gusta mucho ser profesor pues es una forma de servir y estoy seguro que nuestra misión más importante como seres humanos es la del servicio”, finalizó.